Cargando Contenido...

  • Blog
  • Propósito de Año Nuevo

Sacar un seguro de vida

Cada 31 de diciembre solemos hacer una revisión, unos más detallada que otros, de lo que ha sido el año que termina y nos hacemos los famosos “Propósitos de Año Nuevo”.

Entre los más comunes y objeto de todo tipo de memes y chistes en las redes sociales está el de bajar de peso o empezar la dieta en enero, porque las celebraciones decembrinas traen consigo abundancia de deliciosos y suculentos platillos altos en calorías y grasas pero tan tentadores que pocos (por no decir que ninguno) nos atrevemos a rechazar.

Así que en diciembre cerramos los ojos (y la conciencia) y abrimos la boca en cuanto ágape somos invitados y dejamos para el nuevo año el escabroso remordimiento porque, bajo la aseveración de que la vida es corta, postergamos ciertas previsiones importantes que afectan algo más que nuestro peso y figura.

Y es que los seres humanos tendemos a meter la cabeza en la tierra como el avestruz cuando se trata de situaciones que nos preocupan y dejamos para mañana lo que deberíamos haber hecho ayer.

Entre esas cosas que solemos guardar en el fondo de nuestra conciencia se encuentra la abrumadora realidad de que no somos eternos y que algún día no estaremos aquí para contar las uvas en año nuevo.  Por eso y con la mayor naturalidad, es importante estar preparados para que los que dependen de nosotros queden asegurados y no tengan que preocuparse por su futuro, en adición a superar la pérdida de un ser querido e importante en sus vidas. De ahí que en el Top 5 de nuestra lista de propósitos de año nuevo deba figurar “tener un seguro de vida”.

No importa cuáles sean sus ingresos, un seguro de vida es un ahorro tanto como una garantía y deber ser algo tan natural y vital como asegurar su auto bajo la premisa de que nunca se sabe cuando se tendrá un accidente y necesita contar con la tranquilidad de estar cubierto.

Los seguros de vida presentan dos variantes:

  • Seguros de vida riesgo, que garantizan un capital en caso de fallecimiento o invalidez del asegurado.
  • Seguros de vida ahorro, que garantizan un capital en una fecha prefijada, habitualmente la fecha de jubilación de quien lo contrata.

Una de las principales razones para contratar un seguro de vida es asegurarse de que no se traspasarán deudas a nuestros familiares que no puedan cancelar. Un seguro que cubra la totalidad de las mismas es una garantía y una tranquilidad que todos nos merecemos.

Si le preocupa cuál será el monto de la prima a la hora de optar por un seguro de vida, estos son los principales aspectos a considerar:

  • La edad es un factor determinante, tanto en los seguros de vida como en otros, como los de automóvil. En los de vida, a más edad, más altas son las primas que han de abonarse.
  • El sexo influye en los costos debido a las tasas de mortalidad de cada uno.
  • El estado de salud, pues para la mayoría de las pólizas se requiere un chequeo general del estado físico que determina si sufrimos alguna dolencia que hará que aumenten las primas. También suben si, por ejemplo, somos fumadores habituales o tenemos sobrepeso.
  • La profesión y las actividades de ocio: Por ejemplo, si practicamos algún deporte de riesgo, no podremos acceder a algunas pólizas o la compañía aseguradora podrá excluir la cobertura en caso de practicar determinados deportes si el fallecimiento se ha producido practicándolo.
  • Las cobertura, ya que se pueden contratar pólizas básicas o con coberturas adicionales que conllevan un costo añadido.
  • Otros factores específicos de cada tipo de seguro, como el tipo de plan y plazo de cobertura.

Conociendo ya la importancia de tener un seguro de vida y los puntos que impactan el monto de la prima, sólo queda acercarse a su corredor de seguros y pedirle que le muestre opciones según su presupuesto y necesidades y regalarse a usted y los suyos la tranquilidad de empezar el nuevo año con el pie derecho.

No dude en contactarnos, en Alianza siempre estamos para usted.

¡Feliz Año Nuevo!